23 Jun 10 preguntas para saber quién no tiene ni idea de Facebook

Como ‘ese rollo’ tipo test que publicaba (o publica) la querida revista SuperPop, hoy se me ha ocurrido hacer algo parecido sobre social media para romper un poco el guión con cierto sentido del humor. ¿Tienes lápiz y papel? Allá vamos.

1. ¿Envías invitaciones a tus amigos para que hagan clic en Me Gusta? 

Caracoles. ¿Y qué consigues? Hace poco un amigo preguntaba en el muro de su perfil personal: «¿Estáis cansados de que siempre hable de mi libro?». La publicación tuvo 46 «me gustas» en 20 minutos. Sin comentarios. A mi me llevó tiempo aprender que: Tus amigos no son tus clientes. Y si lo terminan siendo (cosa poco probable), puede ocurrir: 1. Que en el futuro la relación comercial afecte a la personal. (Siempre habrá un hueco en una sobremesa para recordar al colega que te vendió un ipod touch por 200 pavos). 2. Casi nunca vas a vender tu producto o servicio a un amigo al precio que realmente vale. Los colegas son así y yo soy como ellos: Siempre regateando. Por favor, si eres mi amigo en Facebook, quiero que lo sigamos siendo. Aunque apenas nos veamos y siempre me digas eso de «A ver cuándo quedamos», te tengo cierto cariño. Pero hay algunos que envían tantas invitaciones que hacen palidecer al mismísimo Candy Crush (del ‘Demoño’) Saga. 

2. ¿Envías mensajes masivos en Linkedin hablando de tu fanpage? 

Rayos y centellas. Háztelo ver, tienes el Karma por los suelos. Piensa que estás dedicando 5 minutos de tu tiempo para pedir a 2000 personas que cada una te dedique 2 minutos del suyo… Si hacemos cálculos, las cuentas no salen. Estás pidiendo 4000 minutos a cambio de 5. No tiene flow. Y si aún así me vas a molestar, al menos «cúrratelo» y escribe mi nombre. A mi madre, que me lo puso, le hará ilusión. Y a mi, también. Además, si realmente necesitas utilizar Linkedin para ganar fans en Facebook es que algo estás haciendo mal, ¿no crees?

3. ¿Limpias la URL cuando publicas enlaces en tu página? 

Esto Zuckerberg lo daba en primaria. Cada vez que subes un enlace a tu muro y se carga el feed (esas barritas que se mueven y a veces tardan en mostrar la imagen) se puede borrar el ‘churro’ de enlace que has subido. El enlace se sube igual, es asombroso. Primero, queda fatal. Segundo, resta alcance al estar penalizado por Facebook. Tercero, parece que no haces las cosas con cariño. Y, sin cariño, el mundo sería un lugar horrible. 😛

4. ¿Sólo consigues Likes con anuncios?

 Los ads, ya sean publicaciones patrocinadas (post page ads), promociones de página (fanpage promo) o llamadas a la acción (CTA ads) son herramientas que brindan cientos de posibilidades. Pero si existe la «posibilidad» de que sin ellos no funcione nada, pide cita también. Te lo tienen que tratar, igual es contagioso. Esto va de que algo mole y uno se lo cuente a otro y ese otro a otro. Igual soy un romántico, pero eso es lo que más me alucina de esta profesión. Como le dijo Zuckerberg a Saverin, «La pregunta no es a quien se lo envío yo, la pregunta es a quién se lo enviarán ellos». 

5. ¿Eres experto en Facebook? 

 

Genial, yo soy chamán. Encantado. El primer síntoma de que no tienes ni idea es afirmar que lo sabes todo. Si fueras de verdad un experto, sabrías que no puedes controlar el nivel de información y conocimiento que se genera diariamente sobre esta red social. Si sólo llevas doble pareja, no te juegues el coche. Además, es como decir que eres guapo, pues depende de la madre que lo diga. O no. Como dijo Platón: «Este hombre, por una parte, cree que sabe algo, mientras que no sabe nada. Por otra parte, yo, que igualmente no sé nada, tampoco creo saber algo». Amén.

6. ¿Tienes más de 5.000 seguidores? 

Enhorabuena, pero Manu Tenorio tiene 24.839 y ni él ni su ‘asistente de community manager’ tienen mucha idea de social media (echa un ojo). Una vez me preguntaron por qué tenía tan pocos fans si trabajaba en social media. La cuestión es que mi trabajo, entre otras cosas, consiste en hacer que el crecimiento consolidado y sostenible de comunidades sea útil para otros. ¿Cuál es el tuyo?

7. ¿Contestas a los comentarios del muro de tu fanpage? 

Son esas cositas que las personas preguntan directamente en tu muro. Son «chachis». Aparecen cuando alguien pide ayuda o sabe que existes. Es fantástico. Son esas mismas cositas que todo el mundo puede ver que no has contestado. Esto va de interacción humana. El resto es ruido. No tengo más preguntas, Señoría.

8. ¿Hablas de las nuevas tecnologías refiriéndote a Facebook? 

 

Creo que cada vez que alguien dice esto muere un gatito en el mundo. En el año 2002 utilizaba una conocida red social de contactos para llevar visitas a mi blog. De eso han pasado 12 años. Facebook se fundó en 2004. Ese año seguro que me compré unas zapatillas (tengo mala memoria), pero creo que ya no son nuevas. Si vas a dar una conferencia, cuenta algo que no sepamos. A lo mejor así empezaremos a tomarte en serio. Ah, otra cosa: El futuro no es móvil. El uso del móvil es el presente y lleva siendo así desde hace un «porrón» de tiempo también.

 

9. ¿Haces sorteos con Pagemodo? 

 

No pasa nada, yo hago galletas con Woobox. Muy ricas, por cierto. Pero la cuestión no es que utilices una herramienta externa para hacer estas cosas. Eso está «fetén». La cuestión es que regalando en redes sociales es muy difícil que algún día puedas llegar a vender desde redes sociales. El incremento y la retroalimentación del comportamiento de una comunidad pasa por educar al usuario mediante costumbres, hábitos y procesos. A la larga, regalar iPads es como tirar piedras a tu propio tejado y a tus colegas de gremio.

(Lo siento, pero aquí me voy a extender un poco) Esto va de utilizar las redes sociales para vender cosas (ya sean visitas a una web, servicios, productos o imagen de marca). Igual puede sonar crudo, pero las estrategias en Facebook tienen que ser rentables, de lo contrario no serán sostenibles. Recordemos que, como comenta Tristán Elósegui, el ROI tiene que ser un objetivo. No hablo de venta «rollo vende-biblias», pero sí de un enfoque orientado a incrementar los beneficios de alguna forma. Si a largo plazo no consigues más visitas, más ventas en tu web, más gente en tu tienda física o más contactos cualificados para contratar servicios, de poco valen los likes de tus vídeos de gatitos. Lo demás, enturbia nuestro trabajo. El de todos.

10. ¿Ofreces servicios profesionales en Facebook?

Eres ‘amazing’. Y, como diría Julio Iglesias, «y lo sabes». Pero si  estableces tarifas por subir un cupo actualizaciones a la semana, sin más, ¿qué clase de resultados esperas a largo plazo? O mejor, ¿qué clase de resultados tendrán las cuentas de la empresa,  cuyas redes sociales «gestionas», en el plazo de un año?. Probablemente no llegues a saberlo, porque es difícil que una empresa te siga manteniendo el contrato. Ah, que no tienes. Eso háztelo ver también. Creo que también se contagia.

PD: Por mi parte, soy consciente de que levantaré algunas ampollas tras publicar este post. Nada más lejos de mi propósito. O no. A lo mejor es culpa del lado gamberro que me hace tomármelo todo con un sentido del humor un tanto travieso. Pero, quién sabe.

Yo sólo sé que no sé nada.

Amel Fernandez
amel.fernandez@gmail.com

Especialista en estrategia en Marketing Digital y Social Media. Formador, ponente y fundador del proyecto educativo Social Media Camp. Director de la agencia Social Medier.

0 Comentarios

Escribe un comentario

¡CREA tu Cuenta GRATIS en ITD sólo este mes de SEPTIEMBRE!

master-marketing-digital-mallorca-logoITD